Top10 Lugares que parecen de fantasía en Nueva Zelanda

Publicado el 2/03/2020

Un río de piscinas turquesa, una playa salpicada de enormes rocas esféricas, un paisaje con rocas que parecen elefantes, una piscina que burbujea como si fuera de champagne, una playa escondida por un arco que parece la entrada a “otro mundo”, un paisaje volcánico que parece el reino de Mordor, glaciares, paisajes pasados de agua, fiordos con mil cascadas….Nueva Zelanda es uno de los países con los paisajes más bonitos e intactos del planeta, y con una colección de sitios que son difíciles de clasificar, tal como los que siguen:

1. Un río de piscinas azules en Nueva Zelanda (Blue Pool Track)

Blue Pool Track, es un rincón interesante para conocer en un paseo por parte de la costa oeste de Nueva Zelanda. En medio de un bosque nativo de hayas, el río Makarora sorprende por sus aguas transparentes atravesando un lecho rocoso que tras miles de años de erosión da lugar a una serie de piscinas y pozas en color turquesa.




2. Una playa con rocas esféricas, Koekohe

En nueva Zelanda, hay una playa salpicada con rocas esféricas. Se conocen como los cantos rodados de Moeraki, en la playa de Koekohe, Nueva Zelanda. Parecen misteriosos huevos gigantes que no son más que el resultado de una erosión paciente a lo largo de millones de años, por parte de las olas y la arena sobre rocas con alto componente de calcita.

 




3. Una arco gigante para una playa de película

Los niños Pavensie (protagonistas de la aventura de Las Crónicas de Narnia) atraviesan un túnel natural por el que vuelven a entrar al mundo de fantasía. En su versión real, la puerta también está en Nueva Zelanda, en un sitio llamado Cathedral Cove.  La playa en el área Te Whanganui-A-Hei, se encuentra en la península Coromandel, al noroeste de la Isla Norte de Nueva Zelanda.




4. La tierra de Mordor (o Parque Nacional Tongariro)

Un escenario que también fue parte de la saga de El Señor de los Anillos. El Parque Nacional Tongariro es el más antiguo de Nueva Zelanda, y posee en su zona más fotografiada un área de volcanes, entre ellos el Monte Ruapehu, y el Monte Nguauruhoe que forman parte de la película. Está situado en la isla norte, a unos 320 kilómetros al sur de Auckland.

 




5. Las rocas que parecen “elefantes” (North Otago)

Por sus características fue elegido como el sitio de rodaje de varias de las escenas de Las Crónicas de Narnia, que se suceden en las caprichosas formaciones rocosas de Elephant Rocks (en el área de North Otago en Nueva Zelanda). El nombre del sitio es bastante fácil de explicar: con algo de imaginación, cada roca de piedra caliza se parece a un gigantesco elefante. Este paisaje está cerca de la ciudad de Duntroom, y es otra de las joyas no tan difundidas del país.

 




6. Un paseo por un glaciar (Franz Josef)

Cascadas de hielo, cuevas y  pasajes estrechos, que por supuesto, requieren un esfuerzo no menor para atravesarlos. El Glaciar Franz Josef se encuentra en el Parque Nacional Westland, cerca de la costa oeste de la Isla Sur con la curiosidad que desciende hasta unos 300 metros sobre el nivel del mar, y muy cerca de él. Se puede caminar sobre él e internarse en un reino de hielo, siempre de la mano de guías especializados.

 



7. Una piscina que parece Champagne

Es un lago natural de aguas termales con abundantes emanaciones de dióxido de carbono, la explicación más precisa para describir el curioso aspecto del agua burbujeante, que también explica el nombre del lago. Champagne Pool recuerda a un burbujeante vaso de ésta bebida y está en una de las tantas zonas geotermales del país, en WAi-O-Tapu.

 



8. Una curiosa formación rocosa que parece un géiser marino

El géiser es una erupción de agua termal, pero resulta que al mar, también le gusta “jugar” con el agua y hacer sus propios géisers marítimos. Y si a ello le sumamos el entorno de un paisaje rocoso único, el espectáculo al visitarlo está asegurado. El paisaje se llama Pancake Rocks, o literalmente, rocas de crepes, una curiosa formación en caliza donde al vaivén de las olas, el agua parece “explotar” por la presión de las grietas elevándose a varios metros de altura.

 



9. Un mundo de fiordos y mil cascadas (Milford Sound)

Es una de las regiones más lluviosas del mundo. Y al mismo tiempo, uno de los paisajes más bellos del planeta. Milford Sound es un fiordo en el área suroeste de la Isla Sur de Nueva Zelanda, que es extraño encontrar en un día de sol. En la zona, caen más de 6.800 milímetros de a  gua de lluvia al año (hasta pueden caer 300 milímetros en un sólo día). La particularidad del paisaje escarpado, con abruptos abismos que pueden alcanzar los 1200 metros de altura, hacen que el agua se escurra de un modo torrentoso.

 




10. El paraíso costero en versión Nueva Zelanda (Abel Tasman)

En Nueva Zelanda hay un Parque Nacional que lleva el nombre del explorador holandés que pisó por primera vez (como representante del mundo occidental) un paisaje que afortunadamente se conserva intacto: un paraíso en estado virgen donde pareciera que el hombre no ha pisado, o se ha cuidado mucho de hacerlo sin dejar huella. Playas de arenas claras, agua turquesa, y una densa vegetación. Bastan las fotos para demostrarlo.




Fuente: Matías Callone / 101lugaresincreibles.com

Nos vamos a NZ! Venite!

 

 

 

 

2 lugares disponibles por producto. tarifas vigentes hasta el 28/03/2020